(+51) 962 378 416 | (+01) 2743251 rolandohinostroza@groupgae.com

Muy importante el aporte del Dr. Hernando de Soto de como capitalizar a los peruanos emergentes y decir adiós a los conflictos mineros.

Más allá de llevar la FIESTA EN PAZ, sin conflictos es necesario la transformación en la estructura de la propia empresa: planes, estrategias, enfoques, metodologías… de la FORMA DE HACER NEGOCIOS, no ver a las comunidades como una externalidad a controlar con policías y mantener la licencia social.

¿Es posible convertir en accionistas a las comunidades?, ¿las comunidades están preparadas para asumir los riesgos del negocio?, etc son tantas interrogantes en el tintero.

El equipo de GAE PERÚ viene sistematizando experiencias de otras realidades para proponer soluciones viables para un nuevo modelo de negocio en proyectos mineros.

Estamos convencidos que las comunidades podrían recibir un % de utilidades anuales, de acuerdo a las ganancias netas de la mina (ya que el canon o regalías no llega de manera oportuna y tangible a las comunidades).

¿A CAMBIO DE QUE?

No se trata de encontrar la formula de equivalencias por costo de uso de tierras superficiales e impactos, por ejemplo el precio US$ 80 mil dólares por la hectárea de terreno en zonas mineras es sólo la expresión del «precio de mercado – oportunidad» a eso hay que sumarle el VALOR INTRÍNSECO socio cultural, posibles cambios sociales, impactos adversos, como el encarecimiento de los costos de vida, si operara una mina, etc.

El valor intrínseco puede valer más que toda la valorización de una montaña de oro el componente cultural, social, no tiene precio de mercado, por eso los contratos de tierras son vistos por los pobladores como irrelevante, siempre hay exigencias addendas, bloqueos, reclamos, y la mina trabaja a la defensiva, etc.

Por ello, las comunidades tienen el argumento de defensa cerrada del pachamama, cosmovisión, idiosincrasia de usos y costumbres sobre los RR. NN, perciben a la EMPRESA COMO SAQUEADORA DE SUS RECURSOS NATURALES,etc. FACTOR MÁS QUE SUFICIENTE para que las empresas y comunidades dialoguen para establecer ALIANZAS, un Joint Venture (una estrategia comercial basada en la cooperación entre dos o más para realizar inversiones y operaciones conjuntas y complementarias).

Es decir, las comunidades, entran al negocio de exploración y explotación con sus tierras comunales (acciones no monetizadas, ni valorizadas) y la compañía minera pone la otra parte, lo que sabe hacer del negocio minero y todos ganan. y el Estado supervisa, promociona y fomenta las inversiones desde la inversión publica.

Las comunidades no son accionistas del negocio, pero por contrato reciben el % anual neto de las ganancias de la mina, depositado en un FONDO SOCIAL PRIVADO entidad administrado por la mina y la comunidad con cero corrupción y bancarizado, dicho dinero puede servir para capitalizar el patrimonio de la empresa comunal, capital para las Pymes comunales, inversiones comunitarias en salud, agricultura, ganadería, educación, conectividad, etc, etc, es decir los comuneros por ser dueños de casa, también pueden proveer servicios de calidad como proveedores locales.

En resumen, a esto se llama CREAR VALOR COMPARTIDO, que mejora la competitividad del negocio, a la vez ayude a potenciar las condiciones económicas y sociales en las comunidades, enfocado en identificar y expandir las conexiones positivas. Empecemos por RECONCONCEBIR PRODUCTOS Y MERCADO PARA LUEGO REDEFINIR LA PRODUCTIVIDAD EN LA CADENA DE VALOR MINERO DE FORMA ESCALABLE Y VERIFICABLE.

Compartimos la propuesta innovadora de cambio social positivo del Dr. Hernando de Soto:

http://www.hernandodesoto.pe/articulos/capital-profundo/…